Vigilancia presencial permanente

El servicio de vigilancia permanente va dirigido a clientes con unos niveles de exigencia en materia de seguridad elevados. Un cliente contrata este servicio de vigilancia para que se preste de forma exclusiva en sus dependencias y con la finalidad de ofrecer un nivel de seguridad adaptado a los riesgos de la actividad e instalaciones.

Antes de iniciarse la prestación de un servicio de vigilancia permanente la Dirección Operativa de Diamond Seguridad elabora un Manual de Procedimientos del servicio en el que se recogen todas las peculiaridades, necesidades, etc. del mismo y que una vez elaborado es sometido a la aprobación del cliente.

Los vigilantes de seguridad, dentro de sus funciones y en relación con el objeto de su protección podrán ejercer:

  • La vigilancia y protección tanto de los bienes como de las personas.
  • Control de accesos a las instalaciones, con identificación personal, e incluso el control de efectos personales, vehículos, etc.
  • Rondas de Vigilancia por el interior y perímetro de las instalaciones con el fin de verificar el estado de las mismas y garantizar su integridad.
  • Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones administrativas.

Detener y poner inmediatamente a disposición de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los delincuentes y los instrumentos u objetos y pruebas de los delitos.