Cargando
black

Prevención de asaltos a ventanas y escaparates

Prevención de asaltos a ventanas y escaparates

Cuando hablamos de cristalería hablamos en ocasiones de lugares sensibles a la actuación de los delincuentes. Tanto las ventanas como las lunas son puntos débiles que pueden ser aprovechados para irrumpir en la vivienda o local.

Aunque existen soluciones tradicionales como la instalación de una reja, no dejan de ser opciones poco viables para un comercio, especialmente si quiere mostrarse el escaparate al público incluso durante las horas de cierre. También son una alternativa para mantener la estética de los edificios, ya que las rejas no siempre ofrecen una gran imagen.

Soluciones fiables

Para afrontar esta problemática existen diversos métodos, cada uno con sus propias ventajas. En primer lugar, estarían las alarmas de grado 3, que, además, se consideran obligatorias en joyerías, museos, estaciones de servicio, administraciones de loterías o salones de juego, entre otros.

La alarma es una solución altamente disuasoria, que además permite la más rápida de las actuaciones en caso de alunizaje o allanamiento.

Otras soluciones muy prácticas son los emisores de humo, que dificultan la visión en el local, desconciertan, desorientan y ralentizan la actividad de los asaltantes. El cristal blindado es otra opción muy interesante, aunque requiere de cierta inversión.

Para el caso específico del alunizaje, quedan herramientas más rudimentarias pero altamente efectivas como la instalación de bolardos o de resaltos en las inmediaciones del escaparate.

Publicado el 21 junio, 2018