Cargando
black

La escalera de incendios: medidas de seguridad

La escalera de incendios: medidas de seguridad

El fuego ha sido uno de los grandes inventos de la humanidad. Sirvió para cocinar los alimentos, proporcionar calor, como punto de reunión entre personas y como elemento ritual . Pero también ha sido uno de los elementos más mortíferos para la vida en las ciudades o pueblos. Los grandes incendios que han arrasado algunas ciudades hasta sus cimientos se han repetido a lo largo de la historia. Estos incendios, ya fuesen fortuitos o intencionados han sido uno de los mayores temores de los ciudadanos.

Incendios en las primeras poblaciones

En la antigüedad la mayoría de los edificios estaban fabricados en madera. Era un material más abundante y económico que la piedra. Debido a ello el peligro de que las viviendas fueran pasto de las llamas era una constante con la que los ciudadanos convivían día a día. La solución para combatirlos eran los medios rudimentarios basados en calderos de agua y colaboración ciudadana. De esta manera evitaban que la población quedase reducida a cenizas.

La invención de la escalera de incendios

La escalera de incendios planteó un punto de inflexión en la seguridad contra el fuego para los habitantes de edificios y ciudades. Se trata de un invento relativamente cercano en el tiempo. Esta medida de seguridad tan presente actualmente en nuestras vidas, no surgió hasta 1784 en Inglaterra de la mano de Daniel Maseres. La máquina llamada “un escape de fuego” se colgaba en las ventanas y permitía llegar a los inquilinos ilesos al suelo.

Escaleras de incendios en la actualidad

La escalera tal y como la conocemos nace en  1878 en Pennsylvania cuando  Joseph Winters idea un carro con una escalera extensible. Desde entonces es una elemento de seguridad esencial en edificios públicos y  de viviendas. Pueden ser de muchos tipos: interiores como en España las hay como medida de seguridad  contra los incendios o exteriores como las míticas escaleras estadounidenses.

Publicado el 14 febrero, 2018